Maluma (ya NO) le tiene miedo a la Luna

  • Quantum Markethink - El blog de Bernardo Crespo

Hace muchos, muchos años en una isla del pacífico al norte de Kauai, había un niño llamado Maluma.

Nuestro amigo Maluma, era un niño que decía que no se dormía porque tenía miedo a la luna. 

Y nada más y nada menos que la mismísima luna, un día bajo a su cabaña y se adentró hasta el lecho de Maluma, diciéndole suavemente al oido:”Aquí estoy Maluma. No me debes tener miedo. Yo, soy la luna.”

Nuestro amigo Maluma se despertó sobresaltado y le respondió:”Luna, ¡No me puedo creer que seas tú!. Todo este tiempo te he tenido miedo. Y ahora estoy aquí, delante de ti.”

Al verla tan cerca y con la cara dulce y sonriente, nuestro amigo Maluma se tranquilizó, y con toda la paz y el sosiego de estar hablando con la luna, se atrevió a decirle a ésta:”Te prometo amiga Luna, que a partir de ahora nunca más volveré a tenerte miedo”

Y Maluma fue tan feliz de que la mismísima Luna hubiera bajado a verle a su cabaña, que a partir de ese momento se prometió a sí mismo, que nunca volvería a sentir miedo de la Luna. Y todas las noches, cerraba los ojos y le susurraba a la almohada: “Buenas noches amiga Luna, cierro mis ojos y estoy tranquilo porque sé que tú custodias mis sueños. Tal como lo haces con los sueños de todos las niñas y niños del mundo. Gracias amiga, Luna. Buenas noches y hasta mañana”.

Quantum Markethink - El blog de Bernardo Crespo

Y nuestro amigo Maluma, enviaba un beso al estrellado cielo de la noche, cerraba los ojos y se acordaba de que la luna le acompañaría toda la noche cuidando de él y guiándole en sus sueños. 

Maluma dejó de sentir miedo. Y a partir de aquella práctica nocturna, siempre tuvo sueños felices. Y todas las noches, mirando al cielo volvía a cerrar  los ojos y se encomendaba a su amiga Luna para que le acompañará en la aventura de sus sueños.

De mayor Maluma creció y se convirtió en un guerrero fuerte y sabio. Un guerrero que disfrutaba contando a sus hijos, y a todos los niños y niñas de la tribu de aquella isla perdida al norte de Kauai, que una noche de su infancia, la mismísima Luna bajó a verle y le tranquilizó para nunca más tuviera miedo, sino buenos augurios y dulces sueños.

¿Será por eso que nuestro amigo Maluma tenía un nombre similar a la Luna?, ¿o acaso la Luna influenció en sus padres para que escogieran este nombre para su hijo? Su hijo, un niño que un día tuvo la suerte de hablar cara a cara, con la mismísima Luna. 

Ahora duérmete hijo mío y recuerda la historia de nuestro amigo Maluma. Y de cómo una noche dejó de tenerle miedo a la Luna. 

Quantum Markethink – El blog de Bernardo Crespo @b_crespo

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

By | 2018-07-17T13:47:37+00:00 junio 26th, 2018|Blog|0 Comments

About me:

Me considero un apasionado aprendiz de todo lo que hago. Coach Ontológico certificado por Newfield Network en Bogotá (Colombia). Master Executive en Marketing Relacional, CRM y Comercio Electrónico por ICEMD-ESIC. Licenciado en Ciencias Empresariales por la UCLM (Toledo) y último año de BA Honours en Management and Economics, University of St Andrews.

Comparte tu opinón