El nuevo paradigma de una realidad basada en datos

  • Quantum Markethink - El blog de Bernardo Crespo

Mapas de calor, mapas de geolocalización, distribución de tráfico en punto de venta, centros de control de mando, etc… Científicos de datos y analistas digitales son los nuevos cartógrafos de la economía digital. ¿Acaso vivimos el despertar de Big Brother o el dato es el nuevo combustible en la era digital?

El paradigma de una realidad trazable

Imagina la imagen de un hombre o de una mujer, de un niño o de una adolescente, caminando por la calle y a cada paso, su huella deja cientos, miles de datos -números, identificativos, gustos y preferencias, dispositivos usados, perfiles en redes sociales, latitud y longitud, tiempo de permanencia, consumo de productos, consultas de información, etc- cientos, miles de datos que quedan a merced de cualquier viandante curioso o malintencionado. Esto que bien podría parecer un cómic es lo más cercano a la realidad que estamos viviendo hoy mismo.

Científicos de datos y analistas digitales son los nuevos cartógrafos de la economía digital.

Y la duda que surge es si realmente queremos cuidar a esa mujer o a ese hombre de sus “data leaks” o acaso transformar en valor para ese niño o para esa adolescente, la información trazable de la que disponemos hoy en día. No somos un ejército de proveedores de datos, simplemente la realidad es ahora más trazable que en cualquier otro momento de la historia. No somos más descuidados que en el pasado, simplemente ahora pasamos más tiempo al día interactuando con personas y cosas a través de Internet. Y cada “click”, cada “tap” y cada palabra hablada, deja rastro. Ese es el nuevo paradigma.

Este es un mundo en el que la mayor parte de los datos que se están creando y que se han creado en toda nuestra historia, están siendo generados ahora mismo. Sí, ahora. Personas haciendo búsquedas, personas compartiendo mensajes con personas, personas hablando con robots, dispositivos midiendo a personas, sensores midiendo máquinas, máquinas aprendiendo de la información de sensores, dispositivos y personas, y, algoritmos dando a luz a nueva información.

Quizás la afirmación de que el 90% de los datos que jamás se han creado en la historia de la humanidad tienen su origen en digital y han sido creado en los dos últimos años, sea ya una afirmación obsoleta. Mientras lees este post, estás creando datos: tiempo de lectura, navegador usado, geolocalización de dispositivo, fuente de tráfico por el que llegaste a este post, conexión con otros identificativos previos, marca y modelo de tu dispositivo, porcentaje de batería, sello temporal o time-stamp, y la lista puede continuar hasta agotar la incredulidad de aquellos no iniciados en el maravilloso mundo del dato. Y los mismos datos automatizados, y la automatización vía inteligencia artificial dan lugar a nuevos datos. El dato crea datos.

Mientras lees este post, estás creando datos (…) El dato crea datos.

Si tu reacción al leer esto es miedo, quiero invitarte a que puedas empezar a trabajar otro nuevo observador en ti. Déjame unas líneas para equilibrar tu visión respecto a este nuevo mundo de datos:

  • Sabías que según Linkedin “Statistical Analysis and Data Mining” es y ha sido la segunda categoría de habilidades profesionales más demandada en 2016 y 2017 en todo el planeta. (Fuente: Linkedin)
  • Sabías que el presidente Barack Obama contrató para ganar sus segundas elecciones a un departamento experto en analítica que era 5 veces superior al que utilizó en las primeras elecciones de 2008 (fuente: MIT Technology Review)
  • Sabías que ya existen algoritmos que forman parte integrante de consejos de administración (fuente: The Observer)
  • Sabías que una gran parte de los gobiernos está usando ya tecnología y análisis de datos como palanca de auditoría fiscal de sus contribuyentes (Fuente: Bloomberg).
  • Sabías que aproximadamente el 60% de los coches ya están conectados en el Reino Unido y que en menos de una década el dato se espera que sea del 100% y que el 83% sean coches autónomos (Fuente: Statista)
  • Sabias que mediante big data analytics y machine learning es posible adivinar patrones tempranos de comportamiento relativos a degeneración celular para anticipar la detección, tratamiento y cura del cáncer (Fuente: Cornell Research)

Y por ultimo, sabias que todas estas posibilidades de avance apuntan a un futuro menos prolífico para Europa frente a otras partes del planeta -América y Asia- fruto de un ejercicio de regulación de obligado cumplimiento para mayo del 2018 (The General Data Protection Regulation, GDPR).

Protección del dato: Prohibir o Educar

La nueva legislación en materia de datos de tercera parte nos ofrece un panorama complicado para todos aquellos que trabajamos con datos y que consideramos que el secreto no está en prohibir, sino en educar y en formar a los usuarios. Todos debemos empezar a ser dueños de lo que queremos compartir. La diferencia entre quienes decimos ser y quienes somos, solo es cuestión de tecnología y foco. No podemos regular la verdad.

Déjame hacer un inciso a modo de reflexión sobre la tendencia a sobre-regular. Alguien decía con cierto tono sarcástico que USA crea, China copia y Europa regula. Quizás vivimos en una zona geográfica con cierta tendencia a proteger y regular. A mi juicio la reflexión a realizar está en la actitud que decidamos tener ante un presente en el que las reglas de juego ya han cambiado: Prohibir vs Educar, una actitud ante la gestión del cambio. Esta es una polémica histórica a lo largo de la humanidad. Los que creen en la prohibición como palanca de gestión del cambio, solo buscan resultados a corto plazo o acaso hace tiempo que perdieron la confianza en el ser humano y abogan por un nivel de estulticia generalizada. Aquellos que creen en educar, tienen una relación más natural y saludable con el paso del tiempo. Si quieres que una población cambie su comportamiento en un corto espacio temporal con respecto a un hecho o una tendencia reconocida por todos como memorable, ¿cuál es la mejor opción? Tu respuesta te encasillará directamente en el cluster de “prohibidor” o “educador”. No quiero hacer apología. Y yo personalmente, siempre quise que me enseñaran a pescar.

Sobreproteger a un ciudadano que demuestra en su día a día una total despreocupación con la gestión de su información personal, a mi juicio denota que el legislador no legisla por el ciudadano, sino desde un espacio de resentimiento hacia el poder que acumulan las grandes corporaciones en la era digital. Pedir a una empresa que en tiempo real y sobre el espacio de navegación de un usuario en una pantalla de móvil, justifique el origen de los datos que han llevado a una empresa a crear ese contenido publicitario dentro de la app y que resuelva este reto en 5 pulgadas, no deja de ser más que un ejercicio de ceguera legislativa. Máxime cuando el usuario que está siendo (aparentemente) vulnerado en sus deseos de privacidad, ayer acababa de colgar una foto de su mujer y su hijo de vacaciones en la playa de Railay, en Krabi Tailandia, en pleno periodo vacacional. ¿Estamos protegiendo a alguien que tiene una sensibilidad sobre la privacidad cuestionable y que después de llevar décadas advirtiendo que la información de vacaciones nunca se comparte en tiempo real lo sigue haciendo, o acaso, legislamos porque un grupo político o acaso algunos políticos especialistas tuvieron un enfrentamiento personal con un banco o una compañía de telecomunicaciones? No me atrevo a responder y tengo clara mi respuesta.

No seamos cínicos, dejemos que el dato cree valor y facilitemos la posibilidad de retracto de uso de nuestros datos, y no necesariamente en tiempo real. Y seamos cívicos, hay veces que nuestra ausencia de privacidad salva vidas. Estamos al borde del hundimiento estratégico de un área geográfica completa por la insatisfacción de un grupo de personas que pretendiendo proteger a unos ciudadanos vulnerables, han creado un escenario donde Europa competirá en desigualdad de condiciones con respecto a otros continentes como Asia o América, ¿cuál es el coste de oportunidad de la sobreprotección? Creo que este cálculo está pendiente.

Si el combustible de la generación de nuevos espacios de diferenciación en la economía digital está en el dato, ¿por qué limitamos el espacio de competencia sobre las posibilidades de activación del dato?

No seamos cínicos, dejemos que el dato cree valor y facilitemos la posibilidad de retracto de uso de nuestros datos, y no necesariamente en tiempo real.

Y seamos cívicos, hay veces que nuestra ausencia de privacidad salva vidas.

Cuando en junio de 2015, Google liberó para todos sus usuarios la información disponible de cada uno de nosotros a través de Google my account, sobrecogió las almas de una parte del planeta. En mi experiencia, la mayoría de la población (cuota de Android: 53,2% en USA y 89,4% en España | ComScore MobiLens, Statista) aún no es consciente y vive su despertar al “ojiplatismo” cuando he probado a activarles en directo el servicio de “Google My Account”. Y lo siento, me temo que sí, todos en algún momento hemos hecho una búsqueda de Justin Bieber o Belén Esteban.

Cuando alguno de vosotros ve escrita la palabra DATA o dato, seguro que la primera reflexión o el primer pensamiento es la cantidad de barbaridades que pueden hacer “todas esas grandes empresas” con mis datos. Yo pienso en negocio para las corporaciones y también en valor para la sociedad civil. Y ambas posibilidades de forma coetánea. Todo es cuestión de observador. Aquí no hay juicios de valor. Estamos viviendo una nueva dicotomía al estilo Oppenheimer “fisión nuclear vs. bomba atómica”. Ahora la elección está entre la protección de la privacidad versus el desarrollo económico. Si a estas alturas alguien duda de las posibilidades de la creación de valor a partir del dato es que aún no hemos relacionado hechos con búsquedas.

¿Acaso cuando un desalmado decide hacer explotar una bomba en un concierto de adolescentes o dejar a la deriva un camión en una calle peatonal de una capital europea, no todos aprovechamos las ventajas del servicio “Safety Check” de Facebook? No seamos cínicos, el dato crea valor.

[DEDICATORIA] A los Profesionales de la II edición del Programa de Dirección en Transformación Digital de IE Business School.

Accede al POST original en el blog de DIVISADERO

Quantum Markethink - El blog de Bernardo Crespo

Fuente Imagen: https://pixabay.com/p-186771/?no_redirect

Quantum Markethink – El blog de Bernardo Crespo @b_crespo

By | 2018-07-17T18:44:55+00:00 mayo 29th, 2017|Blog|0 Comments

About me:

Me considero un apasionado aprendiz de todo lo que hago. Coach Ontológico certificado por Newfield Network en Bogotá (Colombia). Master Executive en Marketing Relacional, CRM y Comercio Electrónico por ICEMD-ESIC. Licenciado en Ciencias Empresariales por la UCLM (Toledo) y último año de BA Honours en Management and Economics, University of St Andrews.

Comparte tu opinón